Halley y las órbitas de los cometas

Halley y las órbitas de los cometas

Edmund Halley (1656-1742), astrónomo británico, fue el primero en calcular la órbita de un cometa. Halley se interesó por las teorías de Isaac Newton y le animó para que escribiera los Principios, que Halley publicó en 1687 haciendo frente a los gastos.

Es conocido principalmente por su estudio sobre la periodicidad de los cometas, pero también realizó otras importantes aportaciones como el catálogo de los cielos del sur (Catalogus stellarum australium, 1678), los métodos para medir la distancia al Sol a través del tránsito de los planetas, el establecimiento del movimiento estelar y la aceleración secular de la Luna.

Nació el 8 de Noviembre de 1656 en Hargerston, Middlesex. Estudió en Oxford y se convirtió en miembro de la Royal Society a la edad de 22 años. Sus actividades también incluyeron las publicaciones de Apolonio y de otros antiguos geómetras como también estudios de matemáticas puras.

Desde la isla de Santa Helena catalogó las posiciones de 341 estrellas del hemisferio sur y observó un tránsito de Mercurio a partir de lo cual hipotetizó que estos eventos podrían ser utilizados para determinar la distancia al Sol.

El tratado científico más importante de Halley fue la Synopsis astronomiae cometicae. En esta obra, Halley aplicó las leyes de Newton a todos los datos disponibles sobre los cometas y demostró matemáticamente que éstos giran en órbitas elípticas alrededor del Sol. Su acertada predicción del regreso de un cometa en 1758 (hoy conocido como cometa Halley), refrendó su teoría de que los cometas son cuerpos celestes que forman parte del Sistema Solar.

Mapa del magnetismo terrestre de Halley, 1706

Es considerado el padre de la Geofísica. Estudió el magnetismo de la Tierra y desarrolló una teoría acerca de él; determinó la ley de los polos magnéticos, la relación entre la presión barométrica y el clima, publicó ensayos sobre óptica y navegación, fue uno de los pioneros en la realización de estadísticas sociales y publicó en 1693 los cálculos anuales de mortalidad en Breslau.

En 1710 comparó la posición de las estrellas con las del catálogo de Ptolomeo y dedujo de debían tener movimiento propio y lo detectó en tres de ellas. En el observatorio de Greenwich diseñó el método para determinar la longitud por medio de observaciones lunares. En 1686 publicó el primer mapa metereológico del mundo. Entre 1698 y 1700 estudió la declinación magnética en distintos puntos del Océano Atlántico con lo que recogió los datos necesarios para publicar un mapa magnético en el año de 1701.




Google
Búsqueda personalizada