Percival Lowell y los canales de Marte

Percival Lowell y los canales de Marte

Percival Lowell (1855-1916), fue un "aficionado a la astronomía" estadounidense que realizó observaciones significativas de los planetas. Es conocido por propugnar la existencia de canales en la superficie de Marte y convertir estos supuestos canales en la prueba evidente de que había vida inteligente en el planeta.

Nació en Boston, Massachusetts en el seno de una familia rica y estudió matemáticas en la Universidad de Harvard. Viajó a Japón y Corea desde 1877 hasta 1893 y, posteriormente, escribió libros sobre Asia oriental. En 1894 fundó y fue director del Observatorio Lowell en Flagstaff, Arizona, que todavía sigue funcionando en la actualidad.

Tuvo conocimiento de los estudios realizados en Italia por el astrónomo Giovani Schiaparelli (1835-1910) sobre la geografía de Marte, estudios que habían llevado a la determinación de la existencia de un reticulado de líneas con una longitud de miles de kilómetros, los llamados canales.

Lowell interpretó tales estructuras como excavaciones construidas por los habitantes de aquel planeta para transportar el agua de las zonas polares a las áridas tierras del ecuador. Estas deducciones fueron consideradas bastante fantásticas por la mayoría de los científicos de la época.

Valles Marineris. Lowell creyó ver canales

Desde 1902 hasta su muerte fue profesor no residente de astronomía en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Lowell se dedicó también a analizar el movimiento de los dos planetas extremos conocidos: Urano y Neptuno. De la irregularidad de sus órbitas dedujo que allí debía haber un noveno planeta. Lo buscó activamente desde su observatorio, pero sin resultado.

Catorce años después de la muerte de Lowell, el planeta fue descubierto por Clyde Tombaugh, en el mismo observatorio que Lowell había fundado y dirigido. Sin embargo, su masa es tan pequeña que no podía provocar las presuntas perturbaciones observadas por Lowell. Por lo tanto, hoy se considera que el descubrimiento de Plutón debe atribuirse más a la casualidad que a una previsión científica.

Entre sus obras se encuentran Mars and Its Canals (Marte y sus canales, 1906) y The Genesis of the Planets (Génesis de los planetas, 1916).




Google
Búsqueda personalizada