Valentina Tereshkova, la primera cosmonauta

Valentina Tereshkova ostenta el honor de haber sido la primera mujer en viajar al espacio. Este hito tuvo lugar el 16 de junio de 1963 a bordo de la nave Vostok-6.

Valentina Vladimírovna Tereshkova nació el 6 de marzo de 1937 en Maslennikovo, un pequeño pueblo ruso. Su familia era granjera y muy humilde.

Valentina Tereshkova

La infancia de Valentina fue dura. A los tres años perdió a su padre en la Guerra Ruso-Finesa quedándose sola con su hermana y su madre, que tenía 27 años y estaba embarazada. Las tres se trasladaron a la ciudad de Yaroslav en 1945. Valentina no fue el colegio hasta los 8 años de edad. Después compaginó el trabajo en la industria textil con sus estudios de Ingeniería Técnica Industrial.

Desde pequeña soñaba con volar. En 1959 se inscribió a un club de paracaidismo y pronto se convirtió en una paracaidista avanzada.

En 1961 la URSS decidió poner en órbita a la primera mujer antes de que lo hiciese Estados Unidos. La selección de mujeres cosmonautas debía llevarse a cabo en el ejército, pero no había mujeres piloto, así que buscaron candidatas en los clubes de paracaidismo y aviación. Debían tener entre 18 y 30 años, medir menos de 1.70 m de estatura, pesar menos de 70 kg y ser solteras. No se requería experiencia como piloto ya que las naves Vostok eran automáticas, pero sí debían ser buenas paracaidistas porque la nave no tenía dispositivo para aterrizar y tendría que saltar en paracaídas.

Valentina Tereshkova preparando su  vuelo

Se seleccionaron cinco candidatas que ingresaron en el ejército. Fueron sometidas a duras pruebas físicas y recibieron formación en ciencias y navegación espacial. El 21 de mayo de 1963 se comunicó oficialmente que la seleccionada era Tereshkova, con Irina Soloviova como suplente. En un principio se planearon dos vuelos simultáneos con tripulación femenina, pero en marzo de 1963 el proyecto fue rechazado y tan solo se aprobó un viaje con una astronauta a bordo de la nave Vostok 6. La Vostok 5 sería tripulada por Valeri Bykovski.

La misión pretendía analizar los efectos del vuelo espacial en el organismo de mujeres y hombres. La noche antes del lanzamiento, Valentina durmió en la misma cama en la que había dormido Gagarin. Al día siguiente vería cumplido el sueño de volar que tenía cuando era pequeña.

En esta misión soviética a Tereshkova se le dio el nombre en clave de Chaika (en español, gaviota). El vuelo comenzó su viaje sin problemas, y la cosmonauta realizó todas las operaciones iniciales correctamente.

Regreso de la Vostok 6

Estando ya en la órbita, y debido a un fallo en el sistema, Tereshkova no pudo orientar la nave correctamente. Por ello no se le permitió tomar el control manual de la nave a la hora del aterrizaje.

Pese a esta incidencia, el viaje espacial de tres días de la nave Vostok-6 fue considerado un éxito. Tereshkova experimentó vómitos y otras incomodidades, pero pudo aguantar sin problemas durante 48 vueltas alrededor de la Tierra. Durante ese tiempo actualizó el cuaderno de bitácora y tomó las fotografías del horizonte que posteriormente ayudarían a descubrir los aerosoles atmosféricos.

A pesar del rotundo éxito de la misión espacial de Valentina Tereshkova, sólo ha habido otras dos mujeres rusas cosmonautas: Svetlana Savítskaya, que realizó una caminata espacial, y Elena Kondakova, que se mantuvo en órbita durante 169 días.

Tereshkova con Yuri Gagarin

Tras su histórico vuelo, Tereshkova se graduó en ingeniería espacial en el año 1969. Trabajó como instructora de cosmonautas durante casi 30 años. Posteriormente desempeñó varios cargos políticos en su país.

Desde 1997, tras retirarse de la Fuerza Aérea, trabaja como colaboradora científica jefe en el Centro de Preparación de Cosmonautas. Tereshkova ha manifestado su deseo de volar a Marte, el planeta que más la fascina.


Búsqueda personalizada

Inicio