Goddard y los cohetes. Del Renacimiento hasta hoy

Goddard y los cohetes

Robert Goddard y los cohetes

Robert H. Goddard, uno de los padres fundadores de la cohetería moderna, nació en Worcester, Massachusetts, en 1882. A los 16 años de edad Goddard leyó el clásico de ciencia ficción "La Guerra de los Mundos" de H.G. Wells, y soñó con vuelos espaciales. Para 1926 había diseñado, construido y volado el primer cohete de combustible líquido del mundo.

Lanzado el 16 de marzo de 1926 desde la granja de su tía Effie en Auburn, Massachusetts, el cohete apodado "Nell" alcanzó una altitud de 12,5 metros en un vuelo que duró unos 2 ½ segundos.

Fotografiado aquí, Goddard está de pie al lado del cohete de 3 metros de altura, sosteniendo el soporte de lanzamiento. Para alcanzar un vuelo estable sin necesitar aletas, el pesado motor está localizado en la parte superior, alimentado por líneas que salían desde los depósitos de combustible llenos de oxígeno líquido y de gasolina, localizados en la parte inferior del cohete.

Durante su carrera, Goddard fue ridiculizado por la prensa por haber sugerido que los cohetes podrían volar hasta la Luna, pero él continuó sus experimentos, apoyado en parte por el Institito Smithsoniano y defendido por Charles Lindbergh. Ampliamente reconocido como un experimentador talentoso y un genio de la ingeniería, sus cohetes estaban muchos años adelantados a su tiempo.

A Goddard le fueron concedidas más de 200 patentes de tecnología, la mayoría hasta después de su muerte en 1945. Un cohete de combustible líquido construido sobre los principios desarrollados por Goddard llevó seres humanos hasta la Luna en 1969.



Búsqueda personalizada

Inicio