Sonda Morpheus. Aprender de la experiencia

Fracaso de la sonda Morpheus

La Sonda Morpheus

Mientras los científicos seguían celebrando el éxito del Curiosity, que lograba pisar Marte, la NASA sufría un rotundo fracaso con la sonda Morpheus. El 10 de agosto de 2012, Morpheus, que estaba diseñada para llegar a la Luna o posarse sobre algún asteroide, se estrellaba nada más despegar.

Se trataba del primer vuelo de la sonda Morpheus, y era sólo de prueba. Morpheus sobrevoló tan sólo unos metros, se inclinó y cayó sobre el suelo, provocando una explosión. El accidente tuvo lugar en el Centro Espacial Kennedy de Florida, en Estados Unidos.

La nave había sido realizada con materiales de bajo coste, aunque su valor final superó los cinco millones y medio de euros. La sonda Morpheus se diseñó para superar los obstáculos de la superficie lunar, como cantos rodados, rocas, laderas y cráteres. Este proyecto de sonda también contemplaba, en un futuro, la posibilidad de llevar consigo un robot con forma humana o un vehículo pequeño.

Morpheus aún estaba en proceso de pruebas y, según comentó la NASA, este fracaso no había comprometido el desarrollo de esta sonda, que será mejorada. A pesar de todo, este fiasco de la NASA supone aprendizaje, al igual que ha sucedido con otros problemas que ha experimentado la agencia espacial estadounidense. Para sus miembros, cada paso negativo representa uno más exitoso en el futuro.



Búsqueda personalizada

Inicio