Lluvia de las Leónidas. El Sistema Solar a simple vista

Las Leónidas sobre California

La lluvia de las Leónidas

Dado que la gente suele mirar más al cielo en verano, las Perséidas es la lluvia de meteoros que más fama posee. Pero en invierno los cielos son más limpios, y si los observamos descubriremos infinitas posibilidades. Buen ejemplo de ello es la lluvia de las Leónidas. Tiene lugar cada año entre el 15 y el 21 de noviembre, y alcanza un máximo de intensidad cada 33 años.

Se denominan Leónidas porque la lluvia de meteoros procede de la constelación de Leo. Sus picos de actividad se deben a que el polvo del cometa Tempel-Tuttle no se encuentra distribuido de forma homogénea a lo largo de su órbita. En los años más discretos, las Leónidas producen tasas del orden de diez a quince estrellas fugaces por hora. En los años de mayor actividad, han llegado a ser comparadas con un espectáculo de fuegos artificiales.

En la imagen podemos ver la actividad de las Leónidas sobre el cielo de Mono Lake, en California (Estados Unidos), el 19 de noviembre del año 2009. El color de los meteoros de las Leónidas suele ser rojizo, y a menudo dejan tras de sí una estela de color verde que persiste durante varios segundos.

Las Leónidas son meteoros bastante rápidos, y su velocidad aumenta cuanto más lejos del radiante aparezcan. Entran en la atmósfera de la Tierra a 71 kilómetros por hora, y su trayectoria también es más larga cuando se observan lejos del radiante.



Búsqueda personalizada

Inicio