Ciclo geológico. El relieve terrestre

Ciclo geológico

El ciclo geológico terrestre

El ciclo geológico terrestre es un proceso continuo de transformación que se inició hace miles de millones de años. Se produce gracias a la acción combinada de dos fuerzas opuestas que actúan sobre la corteza terrestre. Por un lado la energía geotérmica, de origen interno o endógeno, y la fuerza de la dinámica externa o exógena, debida principalmente a la acción del sol.

El origen de la energía geotérmica es la propia Tierra. Se acumuló durante su fase estelar, mucho antes de convertirse en un planeta, y transforma la corteza terrestre mediante elevaciones o hundimientos. Es la responsable de la formación de las montañas, y tiene violentas manifestaciones, como los terremotos o los volcanes, como se aprecia en la imagen. Estas acciones tienden a construir nuevos relieves en la corteza terrestre.

Las fuerzas de la dinámica externa provienen del exterior de la corteza terrestre. Su origen son procesos como los cambios de temperatura, la lluvia, el viento, los ríos, los torrentes, el mar o los glaciares. El ciclo geológico interno suele destruir el relieve de la corteza terrestre mediante diversos procesos: la meteorización, la erosión, el transporte o la sedimentación.

Las fases del ciclo geológico terrestre son la gliptogénesis o proceso erosivo, la litogénesis o proceso de formación de rocas, y la orogénesis o proceso de generación de formaciones montañosas.



Búsqueda personalizada

Inicio