Formas del relieve. El relieve terrestre

Formas del relieve

Las formas del relieve terrestre

El relieve terrestre, como se aprecia en la imagen, son las distintas formas que posee la corteza terrestre o litosfera en su superficie. Se forman tanto en las tierras emergidas, como en el relieve submarino o fondo del mar. Su origen es debido al equilibrio existente entre las fuerzas internas de la Tierra, como el vulcanismo, y las fuerzas externas, como la lluvia o el viento.

De los procesos que tienen lugar entre ambas fuerzas surgen cuatro formas de relieve: las montañas, las llanuras, las mesetas y las depresiones.

Las montañas, también conocidas como montes, son elevaciones que se forman en la corteza. Su altura supera los 500 metros. Su origen es tectónico, por plegamiento, aunque también pueden ser de origen volcánico. Cuando surgen varias montañas alineadas forman cordilleras o sierras.

Las llanuras también se conocen como planicies, y son extensiones de terreno planas o prácticamente planas, con muy poca inclinación. Poseen menos de 500 metros de altura sobre el nivel del mar.

Las mesetas o altiplanicies también son extensiones de terreno poco inclinado, pero su altura es de más de 500 metros. También son conocidas como altiplanos o altillanos.

En cuanto a las depresiones, son relieves cuyo nivel es relativamente menor que el nivel del mar. Se dividen en absolutas, con una altitud inferior al nivel del mar, o relativas, cuando su relieve es de menor altitud relativa que los de sus alrededores.



Búsqueda personalizada

Inicio