Nubes de nácar. Un planeta lleno de misterio

Nubes de nácar en la Antartida

Nubes de nácar o de madreperla

Las nubes de nácar son un fenómeno muy parecido a las nubes iridiscentes, pero se dan en altas latitudes. También conocidas como nubes estratosféricas polares o nubes madreperla, pueden verse también de noche, siendo en este caso denominadas nubes nacaradas noctilucentes. El proceso de formación de este efecto óptico es el mismo que el de las nubes iridiscentes, pero se produce a mucha mayor altura. Además, su brillo es mucho más intenso, y sus efectos más duraderos.

Esta impresionante fotografía de nubes de nácar o de madreperla fue tomada por el fotógrafo Deven Stross en la Antártida. Exactamente, la foto está realizada sobre la cúpula de la NASA en la Base McMurdo, que está ubicada en la ladera de la isla de Ross.

Aunque realmente bellas, las nubes estratosféricas polares son muy peligrosas. Sus atractivos colores en tono pastel encierran una letal composición de ácido nítrico. Están compuestas por pequeños cristales de hielo que sirven de catalizador de los gases de efecto invernadero, principalmente emitidos por los aerosoles. En cierta forma, son en gran parte culpables de la pérdida de ozono en la estratosfera.

Estas hermosas y destructivas nubes se forman en la estratosfera a unas temperaturas muy bajas, de entre -50 y -78 grados centígrados. La mayoría de las veces se producen a la salida y a la puesta de Sol. La Antártida es uno de los mejores lugares del planeta para poder verlas, especialmente durante el invierno austral.



Búsqueda personalizada

Inicio