Tectónica de Placas. El relieve terrestre

Tectónica de Placas

La Teoría de la Tectónica de Placas

En el año 1960 se dio a conocer la Teoría de la Tectónica de Placas para explicar la formación del relieve de la Tierra. En ella colaboraron destacados geólogos, sismólogos y geofísicos de la época. Supone una actualización de la Teoría de la Deriva Continental, y está basada en los continuos movimientos que experimentan tanto la corteza terrestre como el fondo oceánico.

Según la Tectónica de Placas, la parte más externa de la tierra o litosfera está formada por diversas placas rígidas. Estas flotan sobre una capa caliente de materiales flexibles, tipo plástico o pasta, denominada astenosfera. Su calor procede del núcleo terrestre, cuya temperatura se estima en 4500 °C.

Las placas se hallan en continuo movimiento, alejándose o chocando ente ellas. Eso explica que los bordes de las placas sean las zonas de la Tierra que mayores cambios sufren, debido a fenómenos geológicos como los terremotos o la erupción de volcanes.

El concepto de la teoría afirma que las placas, que están separadas por cadenas montañosas o fosas, se mueven muy lentamente. Por el centro de estas cadenas montañosas asciende de forma continua material fundido del manto, mientras que por las fosas descienden rocas de la corteza oceánica hacia el manto.

Dicho movimiento continuo, conocido como convección, hace que el material fundido fluya hacia la superficie. Emerge por los bordes de las placas y por la litosfera sólida dando lugar a nueva corteza y modificando el relieve terrestre.



Búsqueda personalizada

Inicio