Radiación corpuscular. Universo Activo

Rayos cósmicos

Rayos cósmicos: radiación corpuscular

Los planetas del Sistema Solar reciben de forma incesante radiaciones de diferentes tipos que provienen del espacio exterior. Son producidas por la actividad continua de los cuerpos que habitan en el Universo. Entre estas radiaciones se hallan los rayos cósmicos, una de las radiaciones más energéticas del Universo. Los rayos cósmicos están integrados por partículas cargadas, de tamaño subatómico, que son aceleradas a velocidades cercanas a la de la luz.

Un equipo formado por científicos de la Universidad de New Hampshire (Estados Unidos) ha estado estudiando el extraño comportamiento que el Sol ha tenido en los últimos años, y que ha provocado un aumento de la radiación en el espacio profundo. Estos cambios aumentan el peligro para los astronautas en las futuras misiones tripuladas.

El actual comportamiento del Sol es muy diferente al que se venía observando desde hace casi 100 años. Se había demostrado que nuestro astro seguía un ciclo de 11 años. De ellos, entre seis y ocho años suponían una pausa en su actividad (mínimo solar), seguidos de dos a tres años mucho más activos.

A partir del año 2006 se ha comprobado que el periodo de mínimo solar es más largo, y los periodos de actividad más débiles. Estas nuevas condiciones han provocado un aumento en la intensidad de los rayos cósmicos galácticos, que a su vez incrementan los riesgos de radiación para las futuras misiones de astronautas en el espacio profundo.


Galería: Universo Activo

Búsqueda personalizada

Inicio