Bolsas de carbón (nebulosas)
Diccionario de astronomía, letra B


Se trata de nebulosas oscuras formadas por grandes cantidades de polvos y gases, así llamadas porque absorben la luz de las estrellas que se encuentran detrás de aquéllas, a lo largo de nuestro campo visual. Por este motivo aparecen como manchas negras sobre el fondo del cielo estrellado.

La bolsa de carbón más conocida está en el cielo austral, cerca de la Cruz del Sur. En realidad, se trata de un cúmulo de polvos y gases con una masa cien veces mayor que el Sol y situada en el interior de nuestra Galaxia a unos 400 años-luz de nosotros.

Otra bolsa de carbón similar es visible, en el hemisferio norte, en la constelación del Cisne. Desde el punto de vista de su composición, la brillante nebulosa de Orión no es diferente a una bolsa de carbón: la diferencia estriba en que esta última brilla porque en el medio del cúmulo de polvo y gases se encuentra una estrella que ilumina el conjunto.

Las nebulosas de este tipo son consideradas por los astrónomos como el lugar donde nacen, por fenómenos de agregación de materia, estrellas que rodean a los planetas, pero nuestros instrumentos de observación no son aún tan potentes como para poder seguir acontecimientos de este tipo.



Búsqueda personalizada

Inicio