Magnificación (o aumento)
Diccionario de astronomía, letra M

La magnificación o aumento de un telescopio está dada por la relación entre la distancia Focal del objetivo y la del ocular. Como el objetivo de un telescopio es fijo, para aumentar o reducir la magnificación se cambia el ocular.

Todo telescopio, habitualmente, se pone en venta con una serie de oculares que permiten una amplia selección de aumentos. Sin embargo existe un límite superior y un límite inferior, es decir, una magnificación máxima y una magnificación mínima para cada instrumento, superados los cuales la calidad de la imagen desciende. Estos límites dependen del diámetro del objetivo y se pueden obtener empíricamente aplicando las correspondientes fórmulas.

La elección de los aumentos con los cuales operar en el curso de las observaciones astronómicas es esencial para el buen éxito del programa que se prefija. Si se dirige la atención sobre objetos nebulares y difusos, como las nebulosas, los cúmulos de estrellas, las lejanas galaxias, es preferible elegir aumentos medio-bajos que aseguran una mayor luminosidad; para las observaciones lunares y planetarias es posible trabajar con los máximos aumentos.

La elección del aumento está condicionada también por las condiciones ambientales del lugar de observación. Una atmósfera transparente y límpida y un cielo oscuro, permiten la gama más amplia de observaciones y el mejor aprovechamiento de la potencia del telescopio. Con un cielo turbulento, perturbado por iluminaciones ciudadanas, también la elección de la magnificación está limitada a los valores medio-bajos.





Google
Búsqueda personalizada