Variables (estrellas)
Diccionario de astronomía, letra V


Muchas estrellas se caracterizan por una luminosidad constante en el tiempo, por lo menos durante periodos del orden de los miles o millones de años. Otras estrellas, en cambio, presentan una variación de luminosidad que puede ser regular o irregular y que se desarrolla en periodos de tiempo bastante breves: a estas últimas los astrónomos les dan el nombre de variables.

Las variables pueden reagruparse en tres familias principales:

1.- Variables de eclipse. Se trata de variables impropias. La fluctuación de su luminosidad no se debe a causas intrínsecas, sino al hecho que ellas forman parte de un sistema binario (o múltiple) en el que una componente es periódicamente eclipsada, o mejor ocultada, por la otra. El ejemplo más famoso de este tipo de variables lo constituye Algol, en la constelación de Perseo.

2.- Variables pulsantes. Se trata de estrellas que se dilatan y se contraen, de manera regular o irregular, casi como un músculo cardiaco y que, en el curso de este fenómeno, experimentan variaciones apreciables de dimensiones y de temperatura superficial. A esta clase de estrellas variables pertenecen las Cefeidas.

3.- Variables eruptivas. Son estrellas cuyas superficies están convulsionadas por fenómenos como erup-ciones o explosiones, asociadas a potentes variaciones del flujo de energía dispuesto. A esta familia pertenecen las llamadas estrellas de Flare, cuyos prototipos están representados por T-Tauri y por UV Ceti.



Búsqueda personalizada

Inicio