La Astronomía en la corte Visigoda

A pesar de ser una de las etapas más oscuras de la historia, en la corte visigoda hubo una época en la que renació el interés por las ciencias y el conocimiento, basado en Grecia y Roma.

El rey godo Sisebuto obtuvo la corona de la Hispania en 612 tras ser elegido entre los nobles y reinó hasta el año 621. Su reinado consolidó la monarquía visigoda, la cultura romanizante y la protección de la religión católica.

Monedas de Sisebuto

Sisebuto fue un hombre de su tiempo, en un período convulso, con una notable afición a las ciencias. Le gustaba aprender acerca de la mecánica celeste, según el modelo predominante entonces, y contagió sus aficiones a buene parte de su corte, que se volvió más culta.

Quizás se aficionó a la astronomía durante su período de aprendizaje en el monasterio de Agali, cerca de Toledo, donde el estudio de los astros era popularr entre algunos monjes de la época, que intentaron cultivar esta ciencia rescatando el saber de los antiguos griegos.

San Isidoro de Sevilla

A petición del rey Sisebuto, San Isidoro de Sevilla (560-636) escribió un tratado titulado "De rerum natura" (Sobre la naturaleza), a inicios del siglo VII, en el que trataba de sintetizar el conocimiento científico en su tiempo y abarcaba diversas materias, con un especial hincapié en la divulgación de la astronomía.

Este libro pronto fue conocido en toda Europa. Esta obra de Isidoro, arzobispo de Sevilla durante más de treinta años, está llena de referencias cristianas y adaptada a la concepción del autor, aunque esto no le resta importancia. San Isidoro de Sevilla también escribió numerosas obras de contenido teológico y algunas profanas, entre las que destacan sus conocidas Etimologías.

El propio rey Sisebuto, en la respuesta a San Isidoro tras recibir el libro, trató de dar una explicación a los eclipses de Luna y de Sol. A partir de entonces, el libro de Isidoro y la carta de Sisebuto fueron conocidos de forma conjunta.

Pese a que hay discusiones, en el caso de Sisebuto, su creencia en una tierra esférica, parece desprenderse de la lectura de su texto, ya que habla de umbra rotae (sombra redonda) y de globus. El proceso de un eclipse en su conjunto (un Sol que al girar ocasiona siempre una forma igual en la sombra que es cortada por la Luna) también implica una tierra en forma de esfera.

De rerum natura

Pese a su admiración al sabio hispalense, Sisebuto no siguió al pie de la letra sus teorías, y así su creencia en la luminosidad propia de las estrellas y de los planetas contradice a San Isidoro, que pensaba que éstas no tenían luz propia y que eran iluminadas por el Sol, al igual que lo era la Luna.

En general, durante esta época la vida intelectual se reducía al ámbito eclesiástico, sobre todo en los monasterios, donde se copiaban a mano obras de la época clásica que, de otro modo, quizás ahora no conoceríamos.


Búsqueda personalizada

Inicio