La fotografía en la observación astronómica

La fotografía astronómica o astrofotografía es una apasionante técnica que permite captar las imágenes de los cuerpos celestes. El uso de la fotografía en la astronomía ofrece una serie de ventajas respecto a la observación a simple vista.

La astrofotografía permite captar aquellas radiaciones de intensidad demasiado débil para poder ser percibidas por el ojo humano. Para ello es preciso realizar una exposición por un tiempo considerable. Igualmente, y gracias al uso de filtros interferenciales, se pueden obtener fotografías bajo la luz de algunas líneas espectrales, obteniendo datos sobre la composición de su fuente originaria de luz.

Material para la astrofotografía

Astrofotografía con cámaras DSLR

Contrariamente a lo que puede parecer, para realizar fotografías astronómicas no se precisa gastar demasiado. Las cámaras digitales compactas de calidad y costo accesible son perfectamente válidas. Es necesario que cuenten con una buena calidad óptica, además de las opciones de configuración en los tiempos de exposición, sensibilidad, abertura y foco.

Para poder fotografiar objetos lejanos es preferible el uso de una cámara Reflex. Ello es debido a su amplia gama de opciones de exposición. Existen un tipo de cámaras Reflex, las DSLR (Digital Single Lens Reflex), que pueden adaptarse a telescopios, consiguiendo imágenes mucho más detalladas y de mayor calidad.

Técnicas de la astrofotografía

A nivel amateur, existen varios tipos de técnicas de fotografía astronómica. Es el caso del sistema Star Trail, el más común, que consiste en captar imágenes de las estrellas que dejan un rastro en el cielo. Puede realizarse con todo tipo de cámaras, habitualmente montadas en un trípode.

Foto astronómica con sistema Star Trail

Otra técnica es la fotografía con seguimiento, que se realiza con equipos como telescopios computarizados o monturas motorizadas.

Por su parte, la técnica de las fotografías lunares y planetarias puede practicarse con casi todas las cámaras, bien con objetivo directo, a través de un telescopio con sistema DSLR o con una webcam. Finalmente, la técnica de Stacking permite capturar imágenes en vídeo. La resolución recomendada es la VGA, y precisa de un tiempo de filmación considerable. Posteriormente se edita con ayuda de softwares especiales. Se acumulan los mejores frames del vídeo como imágenes, y se obtiene una sola toma.

Hitos de la astrofotografía

Corría el año 1840 cuando el químico anglo-americano John William Draper conseguía una imagen de la luna tras una exposición de 20 minutos. Para ello utilizó una lente de ocho centímetros de diámetro. Se trataba de la primera fotografía astronómica tomada en Norteamérica. Dos años después, el físico francés Alexander Becquerel conseguía fotografiar el espectro solar por primera vez.

Ya en 1851, el director del observatorio de Harvard, John Whipple, consiguió obtener un daguerrotipo de la Luna. Con esta imagen ganó una medalla de oro en una exposición y fue ampliamente alabado por la Academia francesa de Ciencias. En 1852 el astrónomo británico Warren de la Rue, mediante el método del colodión y con un reflector de 33 cm, obtenía buenas imágenes de la Luna en menos de medio minuto de exposición.

Foto de David Gill

Pero, sin duda, el año 1882 fue uno de los mejores para la astrofotografía. Ese año el astrónomo escocés David Gill consiguió una fantástica imagen de un gran cometa en el observatorio de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. Utilizó un telescopio para seguir al cometa y una cámara montada en uno de los contrapesos con el objetivo abierto. Esta fotografía revolucionó completamente el mundo de la astronomía.


Búsqueda personalizada

Inicio