Estructura del sistema Solar

El Sistema Solar es la región del espacio sobre la que el Sol tiene atracción de gravedad. Podemos imaginarlo como una inmensa burbuja flotando en el espacio. Existe una frontera invisible, que es el lugar donde el viento solar y las partículas cargadas dan la vuelta. Todo lo que queda dentro de ese espacio forma parte del Sistema Solar: el Sol, los planetas, los cuerpos celestes menores, las partículas de polvo estelar, los rayos cósmicos, y todo el espacio interplanetario.

Al formarse el Sol, los fragmentos de material estelar sobrante quedaron orbitando alrededor de él. El material se agrupó hasta formar el resto de cuerpos celestes. Son muy numerosos, pero casi todos se concentran en unas zonas determinadas. El Sistema Solar se ordenó y se estructuró de la siguiente manera:

Sistema Solar interior

El Sol: ocupa el centro y todo orbita a su alrededor. Es más del 99% de la masa de todo el Sistema Solar. Emite la gravedad que mantiene unido el Sistema. De él parten el viento solar y millones de toneladas de plasma y partículas cargadas, responsables de la meteorología espacial.

Sistema Solar interior: es la región más cercana al Sol, la más caliente y densa del Sistema. A él pertenecen los 4 planetas rocosos: Mercurio, Venus, la Tierra y Marte. También la Luna y los dos satélites naturales de Marte. La Tierra ocupa la ecosfera del Sistema Solar, esto es, está a la distancia adecuada de su estrella para poder albergar vida. Más allá de Marte, un cinturón de asteroides marca la frontera del Sistema Solar interior. Probablemente, la gravedad de Júpiter impidió que formaran un planeta. En él, el planeta enano de Ceres.

Sistema Solar exterior

Sistema Solar exterior: las zonas más lejanas y frías. En él se sitúan los gigantes gaseosos: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Suman el 90% de la masa restante. Se formaron de roca y hielo y, al ser mucho más grandes que los planetas rocosos, atrajeron una gran cantidad de gases. La masa de Júpiter es más de 2'5 veces la del resto de planetas juntos. Hay gran cantidad de satélites naturales. Entre los gigantes gasesosos suman más de un centenar. Más allá de los planetas, el cinturón de Kuiper, un cinturón de cuerpos helados y planetas enanos como Plutón, Eris, Makemake y Haumea. En la zona más alejada, la Nube de Oort, de donde proceden los cometas.

El Sistema Solar exterior es muchísimo más grande que el interior. La distancia entre Marte y Júpiter, y entre cualquiera de los planetas exteriores es mucho mayor que la distancia entre Marte y el Sol. La Nube de Oort está a 1,6 años luz.




Google
Búsqueda personalizada