Neptuno

Neptuno es el planeta más exterior de los gigantes gaseosos y el primero que fue descubierto, en septiembre de 1846, gracias a predicciones matemáticas.

Foto 1

El interior de Neptuno es roca fundida con agua, metano y amoníaco líquidos. El exterior es hidrógeno, helio, vapor de agua y metano, que le da el color azul. Neptuno es un poco más pequeño que Urano, pero más denso.

Neptuno es un planeta dinámico, con manchas que recuerdan las tempestades de Júpiter. La más grande, la Gran Mancha Oscura, tenía un tamaño similar al de la Tierra, pero en 1994 desapareció y se ha formado otra.

Los vientos más fuertes de cualquier planeta del Sistema Solar son los de Neptuno. Muchos de ellos soplan en sentido contrario al de rotación. Cerca de la Gran Mancha Oscura se han medido vientos de 2.000 Km/h.

Datos básicosNeptunoLa Tierra
Tamaño: radio ecuatorial24.746 km.6.378 km.
Distancia media al Sol4.504.300.000 km.149.600.000 km.
Día: periodo de rotación sobre el eje  16,11 horas23,93 horas
Año: órbita alrededor del Sol164,8 años1 año
Temperatura media superficial-200 º C15 º C
Gravedad superficial en el ecuador11 m/s29,78 m/s2

El campo magnético de Neptuno está inclinado 47 grados respecto al eje de rotación y desplazado unos 13.500 km del centro físico. Esta orientación puede deberse a los flujos en el interior y no a la inclinación del propio planeta.

Foto 1

La nave Voyager II se acercó a Neptuno el año 1989 y lo fotografió. Descubrió seis de las ocho lunas que tiene y confirmó la existencia de anillos.

En efecto, tiene un sistema de cuatro anillos estrechos, delgados y muy tenues, difíciles de distingir con los telescopios terrestres. Los anillos de Neptuno se formaron a partir de partículas de polvo, arrancadas de las lunas interiores por los impactos de meteoritos pequeños.

Foto 1

En la atmósfera de Neptuno se llega a temperaturas cercanas a los 260 ºC bajo cero. Las nubes, de metano congelado, cambian con rapidez. La foto de arriba muestra los cambios que detectados en Neptuno a lo largo del tiempo.

La distancia que nos separa de Neptuno se puede entender mejor con dos datos: una nave ha de hacer un viaje de doce años para llegar y, desde allí, sus mensajes tardan más de cuatro horas para volver a la Tierra.


Búsqueda personalizada

Inicio