Cúmulos de galaxias

Los cúmulos de galaxias son gigantescas estructuras del Universo. Las galaxias emiten muchísima gravedad. Esto hace que las galaxias cercanas se atraigan entre sí y se agrupen formando cúmulos. Nuestra galaxia, la Vía Láctea, forma parte de un pequeño cúmulo llamado Grupo Local.

Dentro de un cúmulo, las galaxias giran unas en torno a otras, e incluso es frecuente que choquen. El tamaño y la masa de un cúmulo varía según las galaxias que lo formen, pero la distancia entre un extremo y otro es siempre de varios millones de años luz.

Cúmulo

Los cúmulos no se componen sólo de galaxias, sino también de grandes nubes de gas caliente. En general, son restos de galaxias que mueren al chocar entre sí. Pero la mayor parte de la masa del cúmulo es materia oscura. Se cree que cada cúmulo puede tener hasta cinco veces más materia oscura que materia visible.

Los cúmulos tienen forma esférica o espiral, y giran en torno a un núcleo central. El núcleo acoge la mayor parte del gas caliente, y emite gran cantidad de rayos X. Las galaxias más densas están cerca del centro, donde la gravedad es mayor. Alrededor, se dispersan miles de galaxias entre nubes de gas.

Supercúmulos de galaxias

Los supercúmulos de galaxias son la segunda estructura más grande del Universo. Sólo las enormes murallas de supercúmulos los superan. Son agrupaciones de cúmulos de galaxias y se encuentran por todo el Universo conocido.

Supercúmulo

Los cúmulos de galaxias se unen por sus extremos, y forman enormes cadenas. La gravedad en los supercúmulos es tan grande, que incluso frena la expansión del Universo. Toda la materia se atrae, y por eso se crean enormes espacios vacíos entre unos supercúmulos y otros.

Nuestro Grupo Local forma parte del Supercúmulo de Virgo que, a su vez, se integra en una superestructura llamada Laniakea ("cielo inmenso", en hawaiano).


Búsqueda personalizada

Inicio