Las sondas espaciales

Las sondas espaciales

Una sonda espacial es un instrumento artificial que se envía al espacio para poder estudiar los diferentes cuerpos del Sistema Solar. Planetas, satélites, asteroides o cometas son los principales objetivos de las sondas espaciales. No van tripuladas, y recopilan información que envían a los científicos en la Tierra.

Sonda europea BepiColombo

Las sondas espaciales también suelen denominarse satélites artificiales. Se diferencian de estos últimos en que normalmente no orbitan alrededor de los objetos que estudian. La mayoría de las veces tienen trayectorias de acercamiento, aunque en ocasiones se sitúan en órbita de un determinado astro. Las sondas están equipadas con costosos sistemas fotográficos y de filmación, radares y sofisticados medios de comunicación en contacto con la Tierra.

Historia de las sondas espaciales

La historia de las sondas especiales se inició con los sucesivos modelos enviados al espacio por Estados Unidos y la Unión Soviética. La primera sonda espacial fue la soviética Lunik 2, que alcanzó la Luna en 1959. Tres años después, la Ranger 4 se convertía en la primera sonda estadounidense en alcanzar la Luna. Desde entonces, la sucesión de sondas al espacio ha sido continua.

La primera sonda interplanetaria fue la Mariner 2, de Estados Unidos, que sobrevoló Venus en 1962. Por su parte, la sonda rusa Venera 7 aterrizaba en este tórrido planeta en 1970. También Marte, Júpiter, Saturno, Mercurio, Urano y Neptuno han sido ya objetivos de sondas espaciales como las Marsnik, las Mariner, las Viking, las Pioneer o las Voyager.

Sonda Pioneer 10 en Mercurio

Aunque durante décadas las sondas estadounidenses y rusas han predominado en el espacio, otros países ya han entrado a formar parte de la exploración espacial. Japón, China, Australia o la Agencia Espacial Europea (ESA), ya cuentan con varios proyectos en marcha. Es el caso de la sonda espacial Rosetta, lanzada por la ESA en marzo de 2004 para encontrarse con el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko en 2014. El mayor hito alcanzado hasta ahora por una sonda espacial lo ostenta la Voyager 1, que en septiembre de 2013 abandonó el Sistema Solar.


Búsqueda personalizada

Inicio