El Mesozoico: Jurásico y Cretáceo

El Mesozoico: Jurásico y Cretáceo

Mientras avanza el Mesozoico se va fragmentando el supercontinente Pangea; esto favorece la evolución de especies vegetales y animales en ambientes separados, con lo que aumenta la diversidad.

El Jurásico se ha hecho famoso en nuestros dias gracias al cine. Fue la época del esplendor de los dinosaurios, cuando estos dominaban la Tierra.

Jurásico y Cretácico: siguen los dinosaurios

Sin embargo, la popularidad debería llevársela el Cretácico, un periodo crucial en la historia geológica de nuestro planeta. Veremos por qué.

Jurásico, esplendor de los dinosaurios

El periodo Jurásico abarca desde alrededor de 201 a 145 millones de años atrás y toma su nombre de los estratos de roca de la cordillera del Jura. Se caracteriza por la hegemonía de los grandes dinosaurios y por la escisión de Pangea en los continentes Norteamérica, Eurasia y Gondwana. De este último se separó Australia (entre el Jurásico y el Cretáceo), dando origen a nuevas especies, sobre todo, mamíferos.

Mientras los mares crecían y se unían, algunas zonas de agua marina poco profundas y cálidas se extendieron por gran parte de Europa y de otras masas continentales que bordeaban el mar de Tetis.

La Tierra en el Jurásico

Hacia el final del Jurásico, estos mares bajos empezaron a secarse, dejando depósitos gruesos de caliza en donde se formaron algunas de las más ricas acumulaciones de petróleo y de gas.

La separación de los continentes favoreció la variedad de especies. En el Jurásico hubo más vegetación, con enormes bosques y junglas, sobre todo en latitudes altas. El clima era cálido y húmedo, variable entre el ecuador y los polos, aunque se cree que no hubo casquetes polares.

En el Jurásico aparecieron las primeras aves, todas pequeñas. Pero en el cielo siguieron dominando los pterosaurios, que pescaban en los mares con sus largos picos de dientes puntiagudos.

Pterosaurio

En esos mares evolucionaron deiversas especies de peces y reptiles. Los ictiosaurios del periodo anterior convivieron con los primeros cocodrilos acuáticos, que tenían aletas en vez de patas, y con los teleósteos, de los que descienden la mayoría de los peces actuales.

En tierra aparecieron las ranas y se consolidaron antiguos reptiles, como los cocodrilos. Los dinosaurios evolucionaron, se diversificaron y dominaron toda la Tierra. Algunos saurópodos, como los Diplodocus y los Brachiosaurus, crecieron mucho en número y tamaño. Hubo grandes dinosaurios hervíboros. Con tanta comida disponible progresaron mucho en variedad, tamaño y estrategias de caza los depredadores, como los Allosaurus.

Cretáceo, auge y fin de los dinosaurios

El Cretáceo o Cretácico empezo hace unos 145 y duró hasta 66 millones de años atrás. La datación del final de la era es muy precisa, pues ésta se hace coincidir con la de una capa geológica con fuerte presencia de Iridio, en la península del Yucatán y el golfo de México, y que se supone coincide con la caída de un enorme meteorito que pudo provocar la extinción de los dinosaurios. Este acontecimiento marca el fin de la Era Mesozoica.

El nivel del mar subió mucho en el Cretáceo, inundando casi un tercio de la superficie terrestre. De esta manera, el calor del Sol pudo distribuirse más hacia el norte gracias a las corrientes marinas, dando lugar a un clima global cálido y suave, sin casquetes de hielo en los polos y con una temperatura en las aguas del Ártico de 14 ºC o más. Hace 100 millones de años alcanzó su punto máximo con unos océanos unos 10 ºC más cálidos que ahora. A partir de entonces empezó a refrescar, normalizándose al final del periodo.

En los mares el plancton ya era parecido al actual. Los ictiosaurios habían desaparecido, pero surgieron otros grandes reptiles. Los mosasaurios llegaban a medir hasta 17 metros y eran unos feroces depredadores con dientes afilados en sus largas mandíbulas y paletas en lugar de patas.

En tierra los dinosaurios fueron los amos indiscutibles del periodo. Durante el Cretácico alcanzaron su mayor desarrollo en tamaño, diversidad y población. Hubo muchas especies, con morfologías y modos de vida muy dispares, que se pueden clasificar en dos grandes grupos:

Triceratops

• Los ornitópodos tenían pies similares a los de las aves, con tres dedos. Desarrollaron aparatos masticadores muy eficientes y, por eso, fueron los herbívoros que más prosperaron en el Cretáceo. La mayoría combinaban el desplazamiento a cuatro patas con la posición bípeda, que les permitía acceder a las zonas altas de la vegetación. Algunos medían hasta 10 metros, como el Iguanodon, un bípedo con el cráneo similar al de un caballo. Otros, como los Triceratops, medían hasta 9 metros y pesaban más de 10 toneladas.

• Los terópodos eran bípedos y carnívoros. Fueron los cazadores terrestres dominantes hasta su extinción. Los había desde menos de un metro, como el Eoraptor lunensis, hasta más de 11, como el Tyrannosaurus rex, pasando por todas las tallas. El Velociraptor, famoso por la literatura y el cine, era un veloz depredador que medía hasta 1,8 metros de altura y destacaba por tener en cada pie una uña larga y afilada con forma de hoz. Probablemente era también carroñero, tenía el cuerpo cubierto de plumas y, por eso, es de suponer que su sangre era caliente.

En este sentido, Crichton y Spielberg nos engañaron: los dinosaurios que aparecen en la famosa saga son casi todos del periodo Cretáceo. Aunque hay que reconocer que "Parque Jurásico" (Jurassic Park) queda más comercial.

Fin del Cretáceo

A finales del Cretácico la flora había adoptado ya una apariencia moderna e incluía muchos de los géneros actuales de árboles, como los antecesores del roble, la haya o el arce. Entre los animales prosperaron los mamíferos y las aves primitivas, que fueros los únicos dinosaurios que sobrevivieron.

La Era Mesozoica acabó con la extinción masiva del Cretácico-Paleógeno, hace unos 66 millones de años. Desaparecieron el 75% de las especies conocidas, entre ellas los ammonites, los dinosaurios, los pterosaurios y los reptiles acuáticos. Hay varias hipótesis que explican esta extinción. La más conocida indica que se produjo por el impacto de un objeto extraterrestre.

Descubre más:
La extinción masiva del Cretácico-Paleógeno
Tetis, la titánide de la que surgió el Mediterráneo
Seis errores científicos de Jurassic World



Búsqueda personalizada

Inicio