Planeta habitable. Planetas extrasolares

Planeta habitable

Condiciones para que un planeta sea habitable

Para que un planeta sea habitable, tal y como nosotros concebimos la vida, son precisos diversos factores. Para empezar, un planeta con vida precisa de energía, carbono, agua líquida y una atmósfera. Estas condiciones tienen mucho que ver con la distancia del planeta a su estrella. Si esta muy cerca o muy lejos, las altas o las bajas temperaturas impedirán la existencia de agua en estado líquido.

Otro factor esencial es que el planeta posea un núcleo metálico fundido. Al girar en torno a la estrella, el núcleo genera un campo magnético que protege al planeta de las radiaciones X y de las radiaciones gamma del astro.

También es necesario poseer un satélite grande. En el caso de la Tierra, sin el efecto gravitatorio de la Luna, se habría modificado considerablemente la inclinación del eje de rotación de nuestro planeta. Ello habría provocado grandes cataclismos climáticos.

Otras condiciones imprescindibles son contar con gravedad suficiente para retener la atmósfera; que la estrella del planeta tenga el tiempo de vida apropiado para desarrollar vida, lo ideal es una estrella mediana como el Sol; la existencia de planetas gigantes cercanos, cuya enorme atracción gravitatoria puede desviar asteroides y proteger al planeta, y, finalmente, contar con una situación ideal en la Vía Láctea. Lo mejor es estar situado lejos del centro galáctico, donde se producen las perjudiciales explosiones de las supernovas.



Búsqueda personalizada

Inicio