Anillos de difracción
Diccionario de astronomía, letra A


Son unos aros concéntricos que rodean la imagen de una estrella cuando se observa con telescopio. No se pueden eliminar, pues los produce el movimiento ondulatorio de la luz y la construcción del telescopio. Son más exagerados en los instrumentos de pequeño tamaño.

Las ondas de la luz interactúan entre sí, reforzándose o anulándose. Los telescopios difractan la luz de tal manera que forman una serie de anillos luminosos concéntricos alrededor de la imagen de una estrella. Estos anillos destacan cuando miramos un objeto y desenfocamos la imagen. En estas circunstancias la estrella se mostrará como un punto pequeño con uno o más anillos de difracción alrededor.

Con un mal telescopio o con turbulencia atmosférica no se apreciarían con facilidad. En una imagen perfecta el punto central, llamado disco de Airy, contiene el 84% de la luz recogida por la abertura. El primer anillo recoge el 7%, y el resto está distribuido en anillos de menor intensidad.

En el siglo XIX el físico inglés Lord Rayleigh estableció unos límites de resolución. En su opinión, se pueden resolver dos estrellas si una de ellas está situada en el centro del disco Airy y la otra en el primer anillo oscuro. El límite de Rayleigh es de 5,5 segundos de arco por cada 25mm de abertura.

La difracción, en física, es un fenómeno del movimiento ondulatorio en el que una onda de cualquier tipo se extiende después de pasar junto al borde de un objeto sólido o atravesar una rendija estrecha, en lugar de seguir avanzando en línea recta.

La expansión de la luz por la difracción produce una borrosidad que limita la capacidad de aumento útil de un telescopio.



Búsqueda personalizada

Inicio