Deformaciones. El relieve terrestre

Deformaciones

Deformaciones de la corteza terrestre

Se denominan deformaciones de la corteza terrestre a todas las estructuras que se generan por los movimientos tectónicos y por la acción de la gravedad. El movimiento de las placas produce desplazamientos, elevaciones y hundimientos. Estos dan lugar a tres tipos de deformaciones: fallas, plegamientos y basculamientos

Las fallas son fracturas que se producen en los materiales rocosos debido a los esfuerzos tectónicos compresivos. A este proceso le sigue otro de desplazamiento, denominado fase distensiva. De estos procesos se originan bloques elevados, llamados horst, o bloques hundidos, denominados graben o fosas tectónicas.

Por su parte, los plegamientos también tienen lugar por esfuerzos compresivos de origen tectónico. Son deformaciones dúctiles, sin roturas, que se producen en los estratos de las cuencas sedimentarias. Las zonas elevadas que surgen al plegarse los sedimentos se denominan anticlinales, y las zonas hundidas, sinclinales.

Finalmente, las basculamientos se originan por movimientos tectónicos de aquellos bloques de la litosfera que poseen una cierta inclinación. Su desplazamiento produce una variación en la corteza terrestre. Se producen basculamientos tanto de grandes superficies continentales como oceánicas.

Los cambios que se producen en la corteza terrestre forman estructuras de diferentes dimensiones. Para medirlase es preciso utilizar desde fracciones de milímetro hasta cientos de kilómetros.



Búsqueda personalizada

Inicio