Las islas

Las islas

Se las suele definir como porciones de tierra firme rodeadas por agua, aunque bien es verdad que en esta definición encajarían también los continentes.

Sin embargo, se diferencian de estos porque aparecen rodeadas de agua por todas partes y por sus dimensiones, ya que son mucho más pequeñas.

Una de sus características comunes de las islas es que el clima está fuertemente condicionado por la proximidad del mar.

Desde el punto de vista biológico, las islas se diferencian de los continentes porque su aislamiento limita el número y la variedad de especies animales y vegetales que se pueden encontrar en ellas. A menudo, dos islas, que se hallan bastante próximas entre sí, tienen una flora y una fauna muy diferente.

El clima de las islas

Excepto en el interior de unas pocas, muy grandes, el clima de las islas está determinado por los vientos marinos y de ésto depende su grado de humedad, sus precipitaciones y su temperatura. Cuando la isla tiene montañas que provocan el ascenso del aire humedo, se suelen producir lluvias, a veces, constantes.

El clima de las islas también suele estar influido por las corrientes marinas. Estas aportan aire más càlido, puesto que las corrientes frias se desplazan sumergidas y, por tanto, las afectan menos. Por este motivo, en islas de diversas latitudes se pueden encontrar climas similares.

La isla más grande es Australia, con una extensión de casi 7,6 millones de kilometros cuadrados. Sin embargo, Australia suele considerarse un continente, por sus características cuasi continentales.

Las 10 mayores islas de la Tierra




Google
Búsqueda personalizada