Cómo buscar vida extraterrestre

Cómo buscar vida extraterrestre

¿Hay vida ahí fuera?

En muchos otros lugares del Cosmos debe de haber vida. Es una cuestión de probabilidad matemática. Resulta difícil pensar que estemos solos o que seamos los primeros. Por primera vez en la Historia, el ser humano cuenta con la tecnología necesaria para buscar vida más allá de la Tierra. Pero, en la inmensidad del Cosmos, encontrar la vida es como buscar una aguja en un pajar.

La principal herramienta para la búsqueda de vida extraterrestre es la radioastronomía. Los potentes radiotelescopios rastrean el espacio en busca de señales electromagnéticas y de radio, que no tengan su explicación en fenómenos astrofísicos naturales. Reciben una gran cantidad de señales cada día, pero aún no han encontrado nada fuera de lo común.

La radioastronomía es también el medio de enviar mensajes al espacio. En 1.974 se envió desde el observatorio de Arecibo, en Puerto Rico, un mensaje hacia el cúmulo globular M13, a 25.000 años luz de distancia de la Tierra. Aunque obtuviéramos respuesta, tardaría más de 50.000 años en llegar. En 1.999 se envió otro mensaje desde Ucrania, el Encounter 2001 ("Encuentro 2001", en referencia a la película 2001 Odisea Espacial). Esta vez, a una zona cercana de la galaxia, rica en estrellas parecidas a nuestro Sol.

El proyecto SETI es, desde la década de los 70, el programa para la búsqueda de vida extraterrestre. Corresponde a las siglas inglesas Search for Extraterrestrial Intelligence. La NASA patrocinó el proyecto desde sus inicios. Pero, tras más de veinte años sin resultados, a comienzos de los 90 interrumpió la financiación.

Rastreando el Cosmos

El SETI no se rindió y buscó nuevas fórmulas para continuar su labor. Una es el SETI@Home. Es un programa de ordenador que cualquiera puede descargarse desde casa. A través de él, el SETI emplea la potencia de los ordenadores personales de 5 millones de usuarios, para procesar las señales recibidas. Desde 1.993, el SETI depende de patrocinadores privados y aficionados.

En algunas zonas del Sistema Solar se buscan formas simples de vida, con una bioquímica similar a la nuestra. Aparte de Marte, algunas lunas como Europa o Encelado son las principales candidatas. Fuera de nuestro Sistema Solar, la búsqueda se centra en los exoplanetas, planetas con unas condiciones parecidas a la Tierra.

Señal de radio

De momento, sólo hay silencio, y muchos científicos comienzan a mostrarse escépticos. Otros son aún más pesimistas. Stephen Hawking opina que, antes de enviar al espacio información sobre nosotros y nuestro planeta, deberíamos conocer a quién se la enviamos. En el interior del disco galáctico las estrellas son mucho más abundantes y viejas que la nuestra. De haber vida, nos llevará mucha ventaja. ¿Cuáles serán sus intenciones hacia nosotros si nos encuentran? Mejor preguntémonos, ¿qué haríamos nosotros si descubriéramos una vida mucho menos evolucionada que la nuestra?

Hawking cree que, de encontrar alguna vez vida extraterrestre, es más probable que se parezca a Alien que a ET. Otros muchos comparten la misma opinión. Arthur Clarke decía que: "Sólo hay dos posibilidades, que estemos solos o no. Y no sé cuál de las dos es más aterradora".


Búsqueda personalizada

Inicio