El planeta Mercurio

Mercurio es el planeta más cercano al Sol y el más pequeño del Sistema Solar. Es menor que la Tierra, pero más grande que la Luna.

Mercurio forma parte de los denominados planetas interiores o terrestres, y no tiene satélites. Es un planeta muy denso, el segundo con mayor densidad del Sistema Solar, después de la Tierra. En su composición química hay un 70% de elementos metálicos; el resto son silicatos.

El planeta Mercurio

Los romanos le pusieron el nombre de su dios del comercio, Mercurio, que también era mensajero de los dioses, porque se movía más rápido que los demás planetas. En nombre también se aplica al elemento químico mercurio, un mineral que se mantiene líquido a temperatura ambiente.

Mercurio, el planeta, da la vuelta al Sol en menos de tres meses. Su órbita es la más excéntrica entre los planetas menores. En cambio, gira lentamente sobre su eje, una vez cada 58 días y medio. Antes lo hacía más rápido, pero se va frenando a causa de la influencia gravitatoria del Sol.

Cuatro vistas de Mercurio

Si nos situásemos sobre la superficie mercuriana, el Sol nos parecería dos veces y media más grande. El cielo, sin embargo, lo veríamos siempre negro, porque no tiene atmósfera que pueda dispersar la luz.

La siguiente tabla muestra algunos datos básicos del planeta Mercurio comparados con los de la Tierra:

Datos básicosMercurioLa Tierra
Tamaño: radio ecuatorial2.440 km.6.378 km.
Distancia media al Sol57.909.175 km.149.600.000 km.
Dia: periodo de rotación sobre el eje  1.404 horas23,93 horas
Año: órbita alrededor del Sol87,97 dias365,256 dias
Temperatura media superficial167 º C15 º C
Gravedad superficial en el ecuador2,78 m/s29,78 m/s2

Cuando un lado del planeta está de cara al Sol, la temperatura en la superficie sube por encima de los 400 ºC. En las zonas de sombra desciende hasta los 170 bajo cero. Los polos de Mercurio se mantienen siempre muy fríos. Esto lleva a pensar que puede haber algo de agua (congelada, claro).

Superficie de Mercurio

El relieve de Mercurio es muy parecido al de nuestro satélite, la Luna. El paisaje está lleno de cráteres y grietas, en medio de muchísimas marcas ocasionadas por los impactos de los meteoritos. Los cráteres más viejos están muy erosionados, probablemente a causa de los cambios de temperatura tan bruscos. El planeta también ha tenido actividad volcánica; la lava formó cuencas, depresiones y planicies parecidas a los mares de nuestra Luna.

Mercurio está muy cerca del Sol. Por eso, al tener una órbita interior a la de la Tierra, pasa periódicamente por delante de nuestra estrella, como también lo hace Venus. Este fenómeno se denomina tránsito astronómico.

Tránsito de Mercurio

La interacción con el viento solar revela que Mercurio está envuelto por una capa magnética, la magnetosfera. La presencia de este campo magnético indica que tiene un núcleo metálico, parcialmente líquido, que ocupa casi la mitad del volumen del planeta.

Una rareza mercuriana que sorprende es el fenómeno del doble amanecer. En algunos lugares y momentos, el Sol sale, se para, vuelve a esconderse y sale otra vez. En otros puntos de la superficie no se esconde después de salir, pero sí se detiene. Esta "parada y marcha atrás" del Sol ocurre desde los cuatro días anteriores al perihelio hasta los cuatro posteriores, cuando las velocidades angulares orbital y rotatoria de Mercurio se igualan.

Descubre más:
Órbita de Mercurio: doble amanecer y avance del perihelio
El relieve de Mercurio
Hielo en los polos de Mercurio



Búsqueda personalizada

Inicio