Principio antrópico

Vida

En 1.974, el físico Brandon Carter planteó una inquietante idea: las condiciones que rigen el Universo siempre serán aquellas que permitan la vida inteligente. De no ser así, no estaríamos aquí para observarlo. La vida es la medida de todas las cosas. A este argumento se le conoce como principio antrópico.

Otros científicos fueron aún más lejos. Para ellos, el Universo está diseñado para producir necesariamente vida inteligente. Evoluciona hasta que adquiere consciencia de sí mismo. Es la versión fuerte del principio antrópico, frente a la versión débil de Carter. Para el principio antrópico fuerte, la vida es el propósito del Universo.

Todos los parámetros del Cosmos están diseñados para la vida. Si fueran tan sólo un poco diferentes, la vida no sería posible. La masa y la carga eléctrica de las partículas elementales, la intensidad de las cuatro fuerzas elementales de la naturaleza (fuerza nuclear fuerte y débil, electromagnetismo y gravedad), la cantidad de materia y energía en el universo... Absolutamente todo mantiene el parámetro exacto y necesario para la vida. De no ser así, otros modelos de universo serían posibles, pero jamás la vida.

La energía nuclear fuerte mantiene unidos los átomos. Si fuera mínimamente mayor, las reacciones nucleares en el interior de las estrellas habrían acabado con todos los elementos ligeros, como el hidrógeno, el oxígeno o el carbono. Mientras que si fuera ligeramente menor, los protones no podrían fusionarse, y el Cosmos sólo tendría oxígeno.

Propósito del Cosmos

La fuerza nuclear débil se encarga de la desintegración radiactiva de los átomos. Si fuera mayor, los neutrones se desintegrarían rápidamente y no podrían formarse elementos pesados, como el calcio o el hierro. Pero si fuera menor, habría demasiados neutrones flotando por el espacio y dejaría de haber elementos ligeros, como el hidrógeno.

El electromagnetismo es el responsable de las interacciones entre los átomos. Si fuera mayor, los átomos no intercambiarían sus electrones y no habría reacciones químicas. Pero si fuera menor, los electrones escaparían de los átomos y el Universo sería un mar de partículas sueltas, sin elementos químicos estables.

Por último, la gravedad es justo la necesaria para permitir la expansión del Universo y la formación de galaxias, estrellas y planetas.

Cada rayo

Lo mismo sucede con la cantidad de materia y el resto de leyes naturales. Con menos materia, la gravedad no podría actuar y el Universo estaría muy disperso. Pero un exceso de materia "pesaría" demasiado, la gravedad sería extrema y el Universo moriría.

Todo está interconectado para que hoy vivamos. El Universo necesitó miles de millones de años para fabricar los elementos químicos que nos componen. Cada rayo de Sol que hoy nos calienta ha atravesado 150 millones de kms hasta llegar a nosotros. Hace 8 minutos que partió del Sol. Pero antes, se formó en las fusiones nucleares de su interior hace miles de años.

Quizás tanto tiempo y espacio vacío en el Cosmos sea el necesario para que hoy estemos aquí. Si la vida inteligente es el propósito o la consecuencia del Universo, es algo que escapa a los límites de la ciencia.


Búsqueda personalizada

Inicio