¿Qué es una nebulosa oscura?

En las zonas frías del Cosmos, donde el gas y el polvo interestelar son muy abundantes, suele ocurrir que el material se concentra y forma enormes nubes heladas.

Las nebulosas oscuras, también llamadas nebulosas de absorción, se componen sobre todo de hidrógeno, que es el combustible de las estrellas.

Nebulosas de absorción

La atracción gravitatoria hace que el material se agrupe cada vez más. Conforme aumentan la cantidad y densidad del material, en el centro de la nebulosa la presión y la temperatura también aumentan.

Cuando la presión y temperatura son lo suficientemente altas, la nebulosa colapsa. Esto significa que acaba de nacer una estrella en su interior. La nueva estrella comienza a calentar la fría nube. Al calentarse, la nebulosa oscura se ilumina en colores rojizos y se convierte en una nebulosa de emisión.

Algunas nebulosas oscuras

Las nebulosas oscuras sólo se ven como espacios negros delante de un fondo iluminado, normalmente una nebulosa de emisión. Algunas de las nebulosas oscuras más conocidas son:

Cabeza de Caballo

Nebulosa Cabeza de Caballo: en la foto de arriba, es la nebulosa oscura más bonita y famosa, por su curiosa forma de cabeza de caballito de mar. Está en la constelación de Orión, a 1.500 años luz de distancia de la Tierra.

Nebulosa Saco de Carbón: es la nebulosa oscura más conocida del hemisferio sur. Se halla a 600 años luz, en la constelación Cruz del Sur. Se reconoce fácilmente a simple vista, como una inesperada zona oscura en la franja blanca de la Vía Láctea. Se ve en la siguiente foto:

Saco de Carbón

Nebulosa del Cono: situada a 2.500 años luz de la Tierra, en la constelación de Monoceros. Forma un cono oscuro encima del cúmulo Arbol de Navidad. Curiosamente, se descubrió un 26 de diciembre.


Búsqueda personalizada

Inicio