Demócrito de Abdera y la "teoría atómica"

Imagen de Demócrito

Demócrito de Abdera fue un matemático y filósofo griego presocrático que vivió entre los años 460 y 370 a.C. en la ciudad de Abdera, en Tracia. Demócrito, conocido también como "el filosofo que se ríe" fue discípulo de Leucipo, filosofo griego al quien se atribuye la fundación del atomismo.

Estudio con numerosos magos y eruditos caldeos que el propio rey Jerjes de Persia dejó en la casa de su padre cuando se alojo allí durante las Guerras Médicas contra los Griegos. Gracias a ello aprendió astrología y teología siendo muy joven.

Una de las principales aportaciones de Demócrito fue el desarrollo de la "teoría atómica del universo", que fue concebida originariamente por su mentor, el filosofo Leucipo. Demócrito acuñó por primera vez con esta teoría el término "átomo".

Así, la "teoría atómica" establece que la materia es tan sólo una mezcla de átomos (que en griego significa "indivisible"). Estos son elementos que inmutables, eternos e infinitamente pequeños y, por tanto, imperceptibles para los sentidos.

Esta teoría puede resumirse en los siguientes postulados:

- Los átomos son indivisibles, homogéneos y eternos.

- La diferencia entre los átomos estriba únicamente en forma y tamaño, pero no en sus cualidades internas.

- Las propiedades de la materia cambian según la agrupación de los átomos.

De esta forma, según esta teoría no puede existir una división ad infinitum de las cosas, dada la naturaleza infinita de los átomos.

Estatua de Demócrito

Igualmente, los atomistas, con Leucipo y Demócrito a la cabeza, consideraban que el movimiento era una realidad y no un fenómeno. Así, existirían dos causas en la realidad, por un lado "lo que es", causa representada por los átomos, y "lo que no es", que vendría a ser representado por el vacío. De esta manera, este "lo que no es" es lo que permite la existencia de partículas diferenciadas y el especio en el que se mueven. Por tanto, el movimiento de los átomos en el vacío es algo inherente a los mismos, en tanto que son eternos y están siempre en movimiento.


Búsqueda personalizada

Inicio